3 razones para aprender a pinchar con vinilo

Sin entrar en el eterno debate de formatos o la manida discusión sobre si es mejor pinchar con vinilo, portátil, controladores o una combinación de todas las anteriores, nos gustaría compartir nuestras 3 razones para aprender a pinchar con vinilo y por qué el arte de mezclar a oído puede sentar unas bases sólidas para desarrollar y perfeccionar las habilidades de un DJ.

1. Concentrarse en el oído y dejar de lado las distracciones de la pantalla de un ordenador

El fundamento de todo: aprender a escuchar y prestar atención a los detalles simplemente utilizando el oído. Hoy en día, con los numerosos estímulos tecnológicos que recibimos continuamente, es difícil mantener la concentración a medida que pasan los minutos. Por eso es tan importante hacer este ejercicio de escucha activa, dejar por una vez en segundo plano al sentido de la vista e intentar esforzarnos en percibir la información sonora del vinilo, sus frecuencias y vibraciones, a poder ser con una buena cápsula fonocaptora. Podrás valorar entonces si, como opinan algunos melómanos, el sonido del desplazamiento de la aguja sobre el surco tiene mayor “cuerpo” y calidez. Ser capaz de percibir estos matices te ayudará en la mezcla, ya estarás preparado para pasar al siguiente nivel: empezar a practicar la técnica y cuadrar de oído, sin ayuda del número de ‘BPM’ o del famoso botón ‘SYNC’.

3 razones para aprender a pinchar con vinilo

Demasiadas distracciones en la pantalla del ordenador que no nos ayudan a centrarnos en lo que escuchamos

2. Sacar el máximo partido a tu colección de discos

Para seleccionar los temas que vas a pinchar es necesario que inviertas tiempo en la búsqueda, organización y preparación de tu sesión. Quizá no se trate tanto de poner las últimas novedades, las que encabezan las listas del mes o del año de tal o cual medio y que te has descargado, sino de apostar por tú música, la que te emociona, la que ocupa un lugar privilegiado en las estanterías de tu casa y cuyas portadas de discos te sabes de memoria. Algunos estilos continúan dando prioridad al vinilo a la hora de la distribución por lo que si eres de los afortunados que tienes alguna de esas copias en tu poder, aprovéchalo. Disfruta de todas las posibilidades que te ofrece tu colección de discos, incluso como fuente de samples para la producción.

En el contexto de consumo digital masivo en el que vivimos, donde nos bajamos de forma compulsiva tropecientos MP3 de calidad dudosa para, en la mayoría de los casos, guardarlos en un disco duro y escuchar apenas algunas canciones, el vinilo representa lo opuesto. Escucharlo exige atención porque no se puede llevar para salir a correr o reproducir en el coche, te obliga a levantarte del sofá para poner la cara B, requiere un espacio (bastante) y unos cuidados propios, se toca, se mira y se lee. Tal vez, por toda esta interacción, este formato tenga algo que ver en nuestra respuesta emocional a las canciones y por lo tanto también a la hora de transmitir esas sensaciones al público cuando las pinchamos.

3. Refinar tus gustos musicales

3 razones para aprender a pinchar con vinilo

Tu colección de discos es tu tesoro

Posiblemente hace una década nadie habría apostado por el retorno del vinilo a las cubetas de las grandes superficies, pero ha sucedido, se ha puesto de moda. En consecuencia han empezado a subir los precios, dejando de ser más baratos que un CD para duplicar su valor, rozando la inaccesibilidad en el caso de las ediciones limitadas, reservadas ahora a coleccionistas, así que elegir este formato te va a costar más dinero.

El lado positivo de este boom hipster es que tal vez te vuelvas más exigente y meticuloso en el momento de comprar los discos, esforzándote más si cabe en tu importante tarea como selector musical, tomándote tu tiempo para escuchar y escoger lo que mejor define tu estilo y personalidad a la hora de pinchar. Para facilitar esta búsqueda, ¿qué mejor que dejarse caer por la tienda de discos del barrio para encontrar esas ‘belugas hard-to-find’?, rescatar y pinchar por ejemplo esos discos grabados en analógico que no fueron transferidos nunca a digital no tiene precio.

Por todo esto, lo cierto es que pinchar con vinilos recupera una manera diferente de escuchar música. ¿Y tú qué crees? ¿Eres de alma analógica o te da alergia la fritura de la aguja sobre el plástico? Déjanos tus comentarios.

Déjanos un comentario